Hechizo Para Dominar A Un Hombre Rebelde

La brujería africana está llena de rituales y hechizo para dominar a un hombre rebelde y lograr que en poco tiempo se rinda a tus pies. Aunque en la tradición de la brujería de Europa todos los hechizos vinculados al amor suelen traer consecuencias negativas debido a la ley del retorno, en la brujería africana los rituales, hechizos y conjuros de dominación de un amor son comunes.

hechizo para dominar a un hombre rebelde

La brujería africana es una práctica normal en cuanto a hechizos de amor, hechizos para que alguien vuelva, rituales de sometimiento, hechizos para domar el amor y el llamamiento de fuerzas espirituales. Muchos son los hechizos para dominar a un hombre rebelde, para que un hombre regrese o para mantenerlo cautivo de un amor, garantizando así la fidelidad, la potencia sexual y el sometimiento.

Este tipo de hechizo para dominar a un hombre rebelde es de origen africano y se usa exclusivamente para que una mujer mantenga a un hombre sobre el dominio y control total. Pero ten cuidado, porque la fuerza espiritual usada en este hechizo es caprichosa, y toda la brujería tiene que ser hecha con justificación, fe y seriedad. De lo contrario, los perjuicios pueden venir en poco tiempo.

Lo que es necesario para ejecutar este hechizo:

  1. Una vela roja
  2. Un céntimo de moneda por cada año que tienes
  3. Una imagen de Pomba Gira
  4. Un plato
  5. Un trozo de papiro
  6. Paño rojo
  7. El semen de tu hombre
  8. Una bolsa de seda roja
  9. Una copa de whisky
  10. 7 rosas rojas

Pasos para hacer el hechizo para dominar a un hombre rebelde

  • Comienza el hechizo para dominar a un hombre rebelde un viernes a las 11 de la mañana.
  • Antes de empezar el hechizo, trata de alcanzar un éxtasis sexual con tu hombre. Limpia con un paño rojo todos los fluidos sexuales que resultaron del acto. La mezcla de tus fluidos, con el semen de tu hombre, debe ser conservada en dicho paño.
  • Talla su nombre en la vela roja.
  • Escribe el nombre de tu hombre en el papiro, con tinta roja, colocando después el papiro en el plato.
  • Utiliza el paño donde depositaste los fluidos sexuales de la relación con tu hombre para frotar la vela.
  • Ungida la vela con los fluidos corporales, enciéndela y procede de manera que las gotas de cera derretida de la misma vayan cayendo sobre el papiro, que se encuentra en el plato.

Mientras tanto, recita lo siguiente:

Sobre ti (di el nombre de tu hombre), deposito mi amor, y el sello de la lujuria de lo que hemos vivido en el lecho.

Invoco el espíritu femenino y poderoso de Pomba Gira, para que te haga representar esta llama que arde en tu nombre.

Deposita tu ardor en mi persona, y quédate conmigo.

Sobre ti, (el nombre de tu hombre), reside el poder de un espíritu femenino fuerte y eterno, junto con tu humillación en la forma de quien me ama.

Así será el resto de tus días, sobre mis pies, sobre mi voluntad.

  • Después, coloca la vela delante de la imagen de Pomba Gira, y déjala encendida hasta el final.
  • Luego coloca los restos de la vela y el papiro en la bolsa de seda roja. Allí también deberás depositar el paño rojo con los fluidos sexuales, y todas las monedas. Cierra la bolsa.
  • Las monedas deben ser dedicadas a Pomba Gira, así como los fluidos de macho que fueron envueltos en una bolsa de seda.
  • Bebe de una vez un trago de whisky, y luego di:

Espíritu poderoso, comparto contigo mi dolor, mi deseo y mi amor. Haz por mí todo lo que sea necesario.

Esconde la bolsa en un lugar oculto a las 12 de la noche del mismo viernes. La bolsa debe estar dispuesta de forma que jamás alguien la pueda encontrar. Sobre el lugar en el que la bolsa sea enterrada, dispersa los pétalos de 7 rosas rojas.

El hombre ha de venir manso y como cordero a tus pies, arrastrándose como un perro.

También puedes ver la guía “Hechizos de amor” que me ayudo a recuperar mi pareja y además puedes ver a la cantidad de personas que esta guía a ayudado en la sesión de casos de éxito y por último puedes leer todo mi historia personal y como logre salir adelante después de tantos tropiezos en la vida.

Más artículos de interés: